MALÉFICA 2 : DUEÑA DEL MAL

MALÉFICA 2 : DUEÑA DEL MAL

~ La historia continúa ~

Los años han sido amables con Maléfica y Aurora. Su relación nacida de la angustia, la revancha y finalmente del amor, ha florecido. Aunque la sed de venganza del hada oscura fue el motivo detrás de la maldición original sobre la princesa bebé, fue su amor el que la rompió. Crió a Aurora como si fuera su hija y le otorgó a su ahijada el título de Reina de El Páramo. Y el amor de Aurora por su madrina es incondicional.

 

Si bien tienen una relación estrecha, ambas tienen un carácter fuerte y suelen chocar, por lo que su vínculo es algo disfuncional. “Maléfica comenzó siendo muy aniñada, indulgente, confiada”, explica Jolie. “Luego la lastimaron y se endureció. Con el tiempo nace su amor por Aurora y regresa esa indulgencia, en esos modos maravillosos y cálidos de una mujer protectora, y además se da cuenta de que eso no es una debilidad, sino una fortaleza”.

 

Aurora tiene un corazón puro y, como creció junto a las criaturas mágicas de El Páramo, es un espíritu libre. “Aurora expresa la bondad y la compasión, y su mayor fortaleza es su corazón bueno y querer hacer el bien, que es una hermosa cualidad”, dice Elle Fanning (Alcanzando tu sueño, El seductor).

 

Jolie, una actriz multifacética, con una carrera impresionante también detrás de cámara como productora, directora y guionista (Inquebrantable, First They Killed My Father), también ve belleza en la honestidad de la relación. “Seguramente tienen muchos, muchos problemas, pero tienen una relación muy franca”, dice. “Eso es lo que más valoro con mis hijos. Son quienes son conmigo y saben quién soy yo, y me aceptan, con defectos y todo”.

En esta historia, Aurora y Maléfica pasan un tiempo considerable separadas, lo que les da la oportunidad de descubrir quiénes son sin la otra, dónde están destinadas a estar y cómo es vivir por separado. “Es casi como la historia original, donde volvemos a nuestros propios rincones”, dice Jolie. “Volvemos a eso de que ella es la princesa buena y hermosa y yo soy la maligna y buscada”.

 

El cuervo Diaval es el compañero inseparable de Maléfica, que completa esta familia. Sam Riley (Orgullo, prejuicio y zombies, Control) vuelve a tomar ese rol. Diaval y Maléfica vieron crecer a Aurora juntos durante 16 años, y él siente afecto por Maléfica. Ahora actúa como sus ojos y oídos en el mundo de los humanos y es increíblemente tolerante y es ferozmente leal. “Pelean todo el tiempo”, dice Riley, “pero la historia deja mensajes importantes sobre la tolerancia, la aceptación, la franqueza y la amistad entre diferentes razas y especies, y estos mensajes se comunican a través de su relación”.

 

Las hadas de las flores que cuidaron de Aurora durante esos 16 años siguen viviendo en El Páramo, y están más entrometidas que nunca. La actriz nominada a un premio Óscar®, Imelda Staunton (Pride: orgullo y esperanza, las películas de Harry Potter), es Knotgrass. Sus compañeras son Thistlewist, interpretada por Juno Temple (La rueda de la maravilla, Expiación, deseo y pecado) y Flittle, interpretada por la actriz nominada a un premio Óscar® Lesley Manville (El hilo fantasma, Topsy-Turvy).

 

Aurora sigue enamorada del Príncipe Philip, interpretado por Harris Dickinson (Trust, Mentes poderosas), del reino vecino de Ulstead, y se van a casar. Es un motivo de celebración, ya que la boda permitirá unir los mundos de los humanos y de las hadas. Mientras que los padres de Philip están encantados con la noticia del compromiso de su hijo, Maléfica tiene dudas sobre aceptar la unión, porque conoce bien el dolor que puede traer el amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X