Una comedia con sabor latino

Una comedia con sabor latino

El remake de la película con el mismo nombre estrenada en 1987 promete mucho éxito. Después de años de disfrutar la buena vida, Leonardo se encuentra con Kate, una asalariada que molesta por el maltrato que le daba decide lanzarlo en medio del océano. Producto del accidente sufre amnesia, Kate aprovecha para darle de su propia medicina y hacerle creer que es pobre.

Pese a que la adaptación fue estrenada solo dos semanas después que Avengers: Infinity War, durante el primer fin de semana recaudó 14 millones de dólares en la taquilla estadounidense. Según la crítica la clave del éxito ha sido el cambio de rol de género, ya que contrario a la versión original, es una mujer la millonaria con problemas de egocentrismo.

Lea también: No me las toquen, una nueva mirada a la sexualidad femenina

Por otro lado la inclusión de dos clases sociales provocó el reconocimiento de los espectadores con las historias, estilos de vida y por supuesto las costumbres de cada uno. Como complemento, la fusión entre artistas latinos y norteamericanos fue la cereza que le hacía falta al pastel.

Eugenio Derbez es quien le da vida al personaje principal, Leonardo. Tenerlo a él interpretando ese papel es una forma de romper con los estereotipos. Es muy común ver a un mexicano limpiando una casa, lavando carros o de jardinero, pero no de millonario, al menos no en Hollywood.

Greenberg, el mismo que escribió el guion de la famosa comedia Cómo conocí a tu madre, es quien se encarga del guion y la dirección de Amor a la deriva. Pese a que es su primera película, tiene una gran experiencia de más de 10 años en televisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X