El fin de la raza humana ha llegado

El Planeta de los Simios: Revolución, terminó con César destruido al tener que matar a otro de su misma raza. En cambio, ahora se convierte en el líder de un nuevo linaje y debe enfrentar la toma de decisiones para proteger a su gente.

Andy Serkis presonifica a César desde la primera película de la trilogía y confiesa que ha sido el mayor reto de su vida. Es un personaje complejo que experimenta mucho dolor pero a su vez está lleno de nobleza. El trabajo de Serkis fue más allá de conmover a una audiencia. Primero capturó por completo a todo el equipo.

El peor momento para César es cuando no tiene otra opción que aceptar que los humanos y su especie nunca serán capaces de vivir juntos. Aquí empezó la mayor labor de Serkis. “De verdad ha sido asombroso ser capaz de escalar adentro de la mente de un ser que se está transformando en todos los niveles. En esta película, desde un punto de vista físico, César está mucho más erguido y utiliza mucho más sus manos, así que es más un humano en una piel de simio. Pero conforme su inteligencia y habilidades crecen, las cosas que siente y recuerda se han vuelto más abrumadoras para él”. Comentó el actor.

La niña perdida

El personaje más asombroso de la película no es el simio ni el coronel, si no la niña a quien conocen como Nova. Es en realidad un elemento importante que demuestra que aun en un mundo tan dividido, los simios y los humanos pueden establecer una relación sin interponer las  armas y sus diferencias.

En ese momento cuando César está en el lugar más oscuro, cuando quiere odiar a todos los humanos, Nova lo toca de una manera en la que nadie más puede.

Este papel no era muy exigente para un niño actor. Amiah Miller, la intérprete, tiene apenas 12 años y es su primera actuación en un largometraje.  “Amiah es una actriz joven muy intuitiva. Cuando llegó a la audición hicimos a un lado el guión y sólo le pedimos que se relacionara con los simios. Desde ese momento fue evidente que era especial y que tenía un talento que iba más allá de sus años. Ella y los actores se convirtieron en una familia. Amiah tiene un futuro brillante por delante. No puedo esperar más para ver qué va a hacer”. Dijo Reeves, el director.

Una era digital

A partir de la película original de El Planeta de los Simios, muchas personas decidieron dedicarse a los efectos especiales y ahora están a la vanguardia de la tecnología para poder colocar a simios montando caballos sobre la humedad. El pelaje mojado fue una de las cosas más difíciles de hacer de manera digital y la nieve sobre la piel significó añadir un grado más de complejidad.  

A diferencia de las otras dos películas anteriores,  El Planeta de los Simios: La Guerra, incluye nuevos personajes simios. El hecho de que todos hablen de manera más sofisticada aumentó la cantidad de expresiones faciales para que fueran convincentes.

Había aproximadamente 50 trabajadores encargados de los efectos visuales, de 35 a 40 cámaras de captura de movimiento y casi un ejército que se encargaba de inspeccionar el trabajo, brindar información y tomar fotos de cada detalle en los sets.

También te podría interesar: ¿Qué tanto sabes de Valerian?

Tan sólo la inspección fue una tarea monumental. “Debido a que, mientras rodamos, no sabemos qué elementos terminarán siendo creados en gráficas por computadora, nos tenemos que asegurar que cada centímetro de nuestros sets y locaciones fueran inspeccionadas. Se requiere de un gran equipo para certificar que cada pieza de utilería, cada decorado de sets, cada piedra en la tierra sea fotografiada. Cada centímetro del set lo escaneábamos en 3D”, explica Lemmon, supervisor de efectos especiales.

Michelle Rivas Sánchez

Fuente: Notas de Producción.
Este texto fue ideado, creado y desarrollado por el Staff de Revista Cinematográfica, en conjunto con sus colaboradores, trabajando juntos en armonía.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X