Lo que seguramente te perdiste del concierto de Bad bunny

Después de escuchar tantas críticas del “Artista del momento“ y que me preguntaran con desprecio “¿vas a ir a ese concierto?“ decidí ser una más del montón y ver a Bad Bunny en persona.

Ahí estaba yo, sentada en las butacas en la parte media de platea, con una vista espectacular del escenario y un sandwich para matar el hambre. El conteo inició y como era de esperar la gente no paraba de gritar.

El esperado momento había llegado. Todos en platea se pusieron de pie, así que para no perderme el espectáculo los tuve que seguir. Salió primero el corista, luego las bailarinas y de último el tan esperado “poeta callejero“. Tu no metes cabra fue la primera canción que cantó y después de las tres primera canciones yo solo pensaba “¿qué estoy haciendo aquí?“. Había ido a conciertos de reguetón en los que disfrutaba bailando, pero esto era diferente. Me dí cuenta que no sabía cómo disfrutar del Trap y que no tenía sentido para mí.

Me comenzaba arrepentir de haber ido hasta que después de la tercera canción la música se detuvo y el cantante comenzó a entrar en confianza con el público. Recalcó muchas veces que era su primera vez en Nicaragua y no paraba de decir lo lindo que era el país y su gente. ¡Punto para el conejo malo!

A partir de ese momento mi perspectiva sobre él y el dinamismo de su concierto comenzó a cambiar. La noche pasó de ser puras canciones, a ver a un artista que conversaba con su público, cantaba, contaba historias, volvía a cantar,  hablaba del país donde estaba y cantaba una vez más.

Rompió el hielo al subir a uno de sus fans al escenario en medio de una canción. Muy tranquilo le cedió el micrófono y el adolescente terminó la pieza sin tartamudear mientras el cantante lo admiraba y cantaba junto a el. Pero no es lo mismo que lo cuente que haberlo visto. Después de ese momento varios volvieron a subir pero sin la suerte del primero. Lo saludaban, lo abrazaban y se iban. Mi cara en ese momento era de impacto, nunca había visto a un artista que aceptara con tanta facilidad o más bien, que tratara a sus seguidores sin indiferencia alguna.

Por lo general estoy acostumbrada a pensar gracias a videos virales y malas críticas, que los cantantes de género de reguetón y ahora trap, carecen de humildad y denigran a sus fans. Incluso acostumbran dar conciertos en los que llegan, se suben al escenario, cantan y se van, creyendo que son la última coca cola del desierto.

Pero Bad Bunny enamoró aún más a sus fans cuando de la nada bajó a VIP, canto perdiéndose en el público y saludó a todos mezclándose sin rechazo alguno. Mi percepción después de un poco más de hora y media en un concierto de uno de los artistas más polémicos de la época, es que Benito Antonio Martínez, como es llamado originalmente, es un veinteañero como muchos de los que estábamos ahí,  que pese a la fama que ha logrado obtener está lleno de humildad y un buen corazón.

Sus canciones continúan haciendo menos a la mujer, su lenguaje es soez, nada culto y destructivo para el mundo femenino, eso sin mencionar la forma en la que muchos niños y niñas bailan su música. Pero después de ver el show que dió en nuestra tierra pinolera, de escucharlo hablar, de ver como aceptaba a su público y leer sobre sus orígenes, me da la impresión de que es un artista joven que hace lo que hace para poder salir adelante.

Lamentablemente vivimos en un mundo en el que el sexo vende. No digo que lo que el haga está correcto, porque existen mil maneras de progresar sin humillar a los demás, pero si digo que nos enfrascamos en criticar y juzgar a quienes no conocemos.

Más allá del concierto, lo que más llamó mi atención fueron los asistentes. La mayoría de los que estaban ahí eran adolescentes y jóvenes adultos, pero el resto de los presentes eran adultos que acompañaban a sus hijos que según mis cálculos andaban en edades de 4 a 12 años. Me asombró inmensamente como padres y madres que tanto critican a las nuevas generaciones, dispongan del tiempo y del permiso para que sus hijos menores de edad pasen un viernes en la noche escuchando trap entre una multitud.

La Nueva Religión Tour fue todo un éxito. Los fanáticos quedaron contentos, el evento se llevó a cabo sin ningún problema y el artista dió uno de los mejores espectáculos que seguramente muchos no van a olvidar.

2 comentarios sobre “Lo que seguramente te perdiste del concierto de Bad bunny

  • el 29 mayo, 2018 a las 10:21 AM
    Permalink

    Un muy buen artículo sobre el que quizá pueda ser el artista más popular del momento gracias a sus temas de música trap, con colaboraciones muy importantes con artistas como Daddy Yankee.
    Muy buena información, gracias.
    Un saludo

    Respuesta
    • el 29 mayo, 2018 a las 2:51 PM
      Permalink

      ¡Gracias por tan valioso comentario! Estamos seguros que los artistas dan lo mejor de ellos para tener grandes logros. Saludos.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X