Un asado al estilo nica

En verano los planes deben fluir. Si aún no sabés qué hacer en Semana Santa, podés quedarte en tu casa, armar una reunión muy amena y aprovechar el tiempo en familia. En ocasiones así la comida no puede faltar, por eso te vamos a hablar de una de las tradiciones de los nicaragüenses: Los Asados.

Todo buen asado empieza en la carnicería, pero ¿qué debemos tener en cuenta a la hora de comprar los cortes? lo primero: la carne tiene que ser bastante blanda. Y segundo: debe contar con buena calidad de grasa (blanca, si es amarilla es de animal viejo).

El buen sabor de este alimento se da en dos partes, durante la preparación y cuando está en la parrilla. Aunque existen parrillas eléctricas, las tradicionales de carbón son mucho más efectivas y las podés encontrar en Fetesa.  La carne se debe salar solamente al principio antes de asar. Un dato importante es que la sal fina se utiliza en piezas pequeñas y para las piezas grandes se prepara una de mezcla de este condimento con agua. Si la carne es buena no necesita de tantos condimentos para tener buen gusto, podés prepararla con limón, sal y algunas especias.

Otro consejo es no dar tantas vueltas a la carne. Inicialmente se pone del lado de los huesos y luego se da vuelta solo una vez. Es fundamental que el fuego esté a un buen nivel para que se cocine bien. El carbón debe estar completamente seco y la parrilla se debe ubicar en un lugar donde el viento no corra tan fuerte, sino apagará las llamas y la comida tardará en estar lista.

Este tipo de comida se puede acompañar con unas tortillas calientitas, nachos o unos deliciosos tostones, además de ensalada, frijoles molidos o guacamole. En esta temporada el calor nos vuelve locos, así que las bebidas no se pueden olvidar. Ahora ya sabés lo necesario para preparar un buen asado y poder disfrutar a plenitud esos momentos especiales con tus seres queridos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X