De pez a tiburón

De pez a tiburón

Estaba claro que la piscina sería su segundo hogar. El sonido del silbato del entrenador se transforma en música para sus oídos. Las calzonetas, lentes y el gorro, su mejor atuendo. Eisner Barberena tenía apenas 6 años cuando se dió cuenta de que su futuro apuntaba en dirección a donde van los grandes.

Desde pequeño era un apasionado de los deportes. Pasó del fútbol al voleibol, luego al béisbol, hasta que se dió cuenta que su vida estaba debajo del agua. Su interés por la natación despertó por una razón sencilla “es un deporte individual en el que todo depende de vos, de tu esfuerzo”.

La idea de tener un récord propio a nivel nacional, siempre fue una razón más para amar este deporte. Eisner comprendió desde pequeño que llegar a la meta, ser el mejor y sobresalir entre tantos atletas dependía únicamente de él.

Foto: Eisner Barberena

Lleva 19 años compitiendo como afederado y ha representado a Nicaragua en Juegos Centroamericanos y del Caribe, Campeonatos Mundiales en Barcelona, Hungría, Rusia, Canadá y competencias en toda Centroamérica excepto Belice. Su última participación fue en los recientes Juegos Centroamericanos realizados en Managua, donde obtuvo 3 medallas de bronce y 1 de plata.

Su principal apoyo para convertirse en uno de los mejores ha sido su familia. Sus padres lo impulsaron en el mundo de la natación y hasta el día de hoy continúan siendo su pilar principal.

Con 23 años ha viajado por todo el mundo haciendo lo que le apasiona, pero nunca dejó los estudios académicos a un lado. Con un título en Ingeniería Industrial, ahora espera realizar su maestría, pero su sueño más grande es llegar a los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

Foto: Eisner Barberena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X