¿HABÍAS ESCUCHADO DEL FLEXITANIARISMO?

¿HABÍAS ESCUCHADO DEL FLEXITANIARISMO?

Primero están los vegetarianos, veganos, crudiveganos, todos estilos de vidas y dietas 100% radicales. Pero luego están los Flexi.., flexitaa.. ¡FLEXITARIANOS! ¿Habías escuchado de ello? Una dieta que según pequeñas subculturas de los años 90’s, existe desde finales de esta década.

Los flexitarianos se diferencian por la frecuencia y cantidad de carne que consumen. Una de sus reglas es comer platillos 90% vegetarianos y 10% carnívoros, de esta manera los riesgos cardiovasculares como presión arterial, colesterol, tumores, entre otros, son menores.

El buen Nicaragüense prioriza el trozo de res o cerdo a la hora del almuerzo, pero un vegetariano del siglo 21, prioriza los vegetales y utiliza la carne como el complemento (a esto me refiero cuando digo que se es 90% vegetariano en cada platillo). Ojo, que la carne no se elimina por completo ya que tiene aportes importantes para el ser humano, como lo son las vitaminas del grupo B.

El Flexitaniarismo no solo ayuda a mantener un equilibrio en la salud y evitar los cambios extremistas en las comidas, si no que brinda un aporte valioso al medio ambiente ya que según la Organización de Naciones Unidas, la producción de ganado emite 18% más gases de efecto invernadero que todos los vehículos del mundo juntos.

Al darse cuenta de estas cifras, Mark Bittman, un famoso columnista de The New York Times adoptó este estilo de vida e implementó la regla Vegan Before 6, que únicamente le permite comer carne después de las 6 de la tarde. Durante la mañana y el resto de la tarde es 100% vegano.

A diferencia de los veganos y la vida vegetariana, el flexitaniarismo es un estilo que se adapta a la vida del que lo practica, y no es uno el que se tiene que adaptar a las reglas de “nunca más vas a consumir lácteos o carne”, lo cual muchas veces perjudica la salud. Es decisión de la persona si come su pequeña porción de carne una o dos veces a la semana o 4 veces al mes.

Como dijo Kathy Guillermo, el director de investigación de la organización PETA, "Teniendo en cuenta el impacto medioambiental, en la salud y en el maltrato a los animales, ser flexitariano es como fumar dos paquetes de cigarrillos en vez de 10, golpear a un cerdo hasta matarlo en vez de a dos, y echar medio litro de gasolina por el fregadero en vez de cuatro". ¿Listo para un pequeño cambio?

 

 

 

Por: Michelle Rivas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X