Un menú inspirado en el paladar infantil

La alimentación correcta es un dilema, más aún si se trata de nuestros hijos. Durante la infancia el organismo se encuentra en crecimiento y formación, esto nos vuelve vulnerables a una gastritis, desnutrición o cualquier enfermedad relacionada a los tiempos de comida y el estómago.

Pero más allá de brindarles una buena salud, cuidar lo que comen los pequeños de la casa determina el buen funcionamiento del organismo y crecimiento. La amplia capacidad de aprendizaje, comunicación y pensamiento, por lo que se les hace muy fácil socializar y adaptarse en nuevos ambientes.

De igual forma, la alimentación durante la infancia es fundamental para sentar las bases alimentarias del resto de la vida. Tomando en cuenta cada uno de los beneficios de un buen plato de comida, Restaurante La Campana brinda un espacio para las celebraciones de cumpleaños de los mimados del hogar.

Una opción diferente con una buena sazón

Se ha convertido en una tradición celebrar las fechas especiales fuera de casa, en un lugar que ofrezca el servicio completo y asi poder disfrutar sin tener que estar pendientes de la comida o de los invitados. El único inconveniente es que estos sitios disponen de un menú lleno de frituras por dos sencillas razones: fáciles de preparar en gran cantidad y son las favoritas de los niños.  

Pero a diferencia de los lugares de comida rápida, este restaurante campestre dispone de un menú lleno de platos que son 100% completos. Incluyen las porciones adecuadas de proteínas, grasas y carbohidratos. Todo lo que un cuerpo en crecimiento necesita. Verduras, vegetales, carnes y su respectivo arroz o frijoles molidos.

Una pequeña guía para padres:

Cuando somos padres queremos lo mejor para nuestros hijos, pero también se nos hace difícil decir que no. Siempre pensamos que un helado o una hamburguesa no hace tanto daño, pero no es así. A continuación les dejamos un par de tips que podrían tomar en cuenta para la educación alimentaria del hogar:

  • Es importante saber que alimentos comprar para poder lograr cocinar un plato de comida balanceada.
  • No olvidemos que los niños imitan a los adultos, en especial a los padres. Si nosotros no comemos verduras o frutas, no esperemos que ellos sí lo hagan.
  • La primera no es la vencida. Si el niño dice que no le gusta, no pasa nada. Esperemos un par de días y lo volvemos a intentar.

  •   La comida entra por los ojos. Los platos coloridos o la comida con forma de estrellas o animales es más         atractivas para los niños.
  • Comer sano no significa privar a los niños de los placeres de la vida. Después de todo, hasta el azúcar es necesario (en porciones adecuadas) y negarse a sus deseos no siempre es bueno. Así que una torta de chocolate o un helado se le puede dar como premio de vez en cuando.

Michelle Rivas
Este texto fue ideado, creado y desarrollado por el Staff de Revista Cinematográfica, en conjunto con sus colaboradores, trabajando juntos en armonía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X