Una inversión segura

Desde inicios de este año, la tendencia es comprar casas de 100 o 150 m2. Aunque el futuro comprador tenga posibilidades económicas, es un cliente consciente de querer  una casa pequeña, cómoda, fácil de mantener y limpiar.  Pero encontrar una vivienda al gusto de cada quien es complicado. Las casas ya construidas son pensadas como en los tiempos de pre-crisis, donde el banco daba créditos sin límite para construir casas desproporcionadas y con materiales de mala calidad. Eso sin mencionar lo poco confortables que pueden llegar a ser.

Es por eso que muchas personas optan por comprar terrenos en lugares como  Palmas de Tenerife, a sólo 5 minutos de la bahía de San Juan del Sur. Pero la incertidumbre para comprar un terreno, escoger un arquitecto de calidad, diseñar la casa, construirla y elegir el material adecuado, parece ser demasiado. Si utilizamos una calculadora, la cantidad de números pareciera infinita.  Es entonces cuando nos hacemos la pregunta, ¿Lo correcto es comprar el terreno e invertir en algo que en realidad nos guste, o comprar una casa, hacer una sola inversión y terminar las remodelaciones convenientes sin gastar mucho?

Para descubrir la respuesta, te dejamos las ventajas y desventajas de cada una de estas alternativas:

Terreno

  • Da la libertad de construir un inmueble a como lo desee.
  • El precio de los terrenos es menor al suelo urbanizado.
  • Libertad y participación en el proceso de diseño.
  • Implica tiempo para las reuniones de diseño, toma de decisiones con el banco.

Casa

  • No es necesario esperar a que finalice la construcción.
  • Es más cómodo pero también presenta un incremento de precio, debido a la existencia de intermediarios como el promotor o la inmobiliaria.
  • Habrán gastos extras por mejoras o remodelaciones.
  • Es una inversión más segura ya que no queda a la espera de tener el capital suficiente para poder construir.

Tener un hogar significa encontrar la estabilidad para la familia o bien, un gran paso en tu vida personal. Es por ello que no importa si es un terreno o una casa ya edificada. Lo que sí es clave es poder encontrar un lugar al gusto del cliente y de su billetera.

Michelle Rivas
Este texto fue ideado, creado y desarrollado por el Staff de Revista Cinematográfica, en conjunto con sus colaboradores, trabajando juntos en armonía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X