ASESINOS VS TEMPLARIOS

La nueva película, con un guión de Michael Lesslie, Adam Cooper y Bill Collage, no sólo es para aficionados antiguos que están familiarizados con la profusa mitología de la serie sino que también ofrece una experiencia emocionante para los que no conocen los juegos. “La historia que se nos ocurrió es una en la que no tienes que haber jugado el juego para poder disfrutar realmente la película”. dice el productor Pat Crowley.

Assassin´s Creed es un juego que se ha caracterizado por su complejidad y su poder para transportar la mente a un pasado forrado con hechos reales. La franquicia se extendió hasta producir cómics, novelas y cortometrajes, hasta que finalmente se anunció la adaptación cinematográfica. Según la revista Variety, “Ubisoft Motion Pictures ha estado trabajando con los productores de los juegos y el equipo de marketing de Ubisoft para identificar el ADN de cada juego y llegar a historias que son consistentes”.

img-02

En el año 2015 la productora se asoció con New Regency y 20th Century Fox para ejecutar el proyecto que iba a conmocionar al mundo gamer. Aunque la película respeta la esencia de los juegos, no está completamente apegada a la historia. Es una producción independiente a la saga.

El reto más grande para los productores fue grabar la escena del salto de fe. El doble de Fassbender, Damien Walters se tuvo que tirar desde una grúa de 36 metros de altura, pero aceptó encantado pues confesó que ya había planeado realizar el salto por placer ya que es fan de la saga.

img-04

El realizador dice que fue complicado hacer que la historia fuera correcta. “El reto acerca de Assassin’s Creed es que el concepto es muy complejo”, comenta Kurzel. “¿La idea de que un personaje contemporáneo se meta a esta máquina llamada Animus, y lo lleve de regreso? No es una máquina para viajar en el tiempo es una máquina para viajar a través de los recuerdos. Encima de ello, hay una guerra entre los Templarios y los Asesinos, y hay que entender que llevan siglos librándola. A final de cuentas, quieres dejar a la audiencia con una idea esencial de lo que trata el filme. Ese fue el elemento más desafiante.

img-01

“Nunca quise que la película se sintiera como una de superhéroes”, comenta Kurzel. “Quería que la vieras y pensaras, ‘Vaya, son seres humanos haciendo eso y lo están haciendo como atletas olímpicos’, en vez de filmar en un estacionamiento con una pantalla verde. Así, puedes sentir el artificio. Esa es quizás la razón por la cual nos decantamos por un 15 método más apegado a la vieja escuela, y, así, hacer que toda la película se sintiera más humana y más íntima”.

La producción de la película se atrasó cuatro años. Fue propuesta en 2011 y se terminó en enero del 2015. Gran parte fue filmada en República de Malta, España e Inglaterra.


Ariel Michelle Rivas Sánchez

Este texto fue ideado, creado y desarrollado por el Staff de Revista Cinematográfica, en conjunto con sus colaboradores, trabajando juntos en armonía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X