LUZ DE LUNA

La película que ha conmocionado a los más importantes críticos de la industria, llega a los cines de Nicaragua. Luz de Luna, o Moonlight en inglés, fue una de las más nominadas para la 89 edición de los Oscar, premiación en la que ganó la categoría de Mejor Guión Adaptado, Mejor Actor de Reparto y el premio más importante de la industria, Mejor Película, en la que competía con La La Land, Manchester Junto al Mar, Comanchería, Hasta el Último Hombre, La llegada, Lion, Figuras Ocultas y Fences.

58b3b84e8a253

Es una historia que expone la realidad de las relaciones humanas y el autodescubrimiento a través de la actuación de un joven de color que crece en los suburbios de Miami y que al igual que muchos, no ha dejado de buscarse a sí mismo y de intentar encajar en la sociedad.

Este largometraje viene a marcar la diferencia al narrar de la manera más literal, la vida afroamericana acompañada de una reflexión personal sobre la identidad de cada uno, incluyendo familia, amistades y amores. La película se divide en tres capítulos los cuales son interpretados por tres actores diferentes, Hibert, Sanders y Trevante Rhodes (Chiron), que muestran las etapas a las que nos enfrentamos a lo largo de nuestra vida.

moonlight-885x500

El escenario es un barrio de Miami que da lugar a las vivencias de un niño inseguro, perdido ante el mundo y la vida que lleva. Un adolescente que vacila al dar un paso hacia el frente, que lidia no solo con una madre drogadicta, sino también con su identidad sexual.

Mientras Chiron se convierte en un adulto, va revelando como las etapas de nuestras vidas se fusionan y con el tiempo moldean nuestra identidad definiendo nuestro destino. El filme no solo es ambientado en Miami, sino que transmite la realidad de una de las ciudades más conocida por su vida nocturna.

Chiron representa a todos esos niños, adolescentes e incluso adultos, que buscan ser aceptados o simplemente salir del mundo de las drogas, las pandillas y el alcohol.

oscar-2017

Luz de Luna no solo posee un excelente guión. La productora Adele Romanski, quien fue parte de la elección de este film como el siguiente proyecto de Jenkins (Guionista, director y productor), confesó haberse sentido identificada al leerlo, aun sin ser una mujer de color. La historia le rompió el corazón, así como sucedió con cada uno de los actores y que también se espera que pase con la audiencia.

Es un drama inolvidable que profundiza en temas de raza, sexualidad, masculinidad, identidad y sobre todo en la familia. Por producciones como esta, es que Jenkins se posiciona como uno de los cineastas estadounidenses más destacados por su experiencia y capacidad de plasmar en una pantalla, una realidad y tantos sentimientos.


Ariel Michelle Rivas Sánchez

Este texto fue ideado, creado y desarrollado por el Staff de Revista Cinematográfica, en conjunto con sus colaboradores, trabajando juntos en armonía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X